Cargando...

¿Cómo elegir el color y la pintura?

La decoración se conforma de varios factores diferentes, como son la elección de los muebles, adornos y el color base del entorno. De hecho, la pintura es uno de los aspectos más relevantes, pues debe ser acorde a la decoración general, por ello, a continuación, te comentaremos todo lo que debes saber para elegir el mejor color para pintar tu hogar o habitación.

La iluminación 

Al momento de querer decorar el hogar, los colores son un factor determinante. Aun así, hay que tener en cuenta la iluminación si se quiere un entorno equilibrado y agradable. Esto conlleva que no siempre podremos aplicar los colores que deseamos.

Debes tener en cuenta que la iluminación de un entorno depende tanto de las fuentes de luz como de la pintura que usemos. Ciertamente lo más recomendable es aprovechar tanto como se pueda la luz natural, por lo que las elecciones de pintura deben basarse en gran parte de este principio.

Por ende, si la iluminación natural es adecuada, puedes optar por tonos más oscuros, pero insistimos, solo hazlo si el entorno es muy claro. Por el contrario si el espacio es oscuro o con poca luz natural, son recomendables los colores claros de pinturas. De igual modo, existe la posibilidad de que requieras mejorar la iluminación aun más, si deseas usar  un color determinado. A su vez, hay algunas cosas más que deberías tener en cuenta que interfieren en la iluminación.

El tipo de luz cambiará la manera en la que el cuarto se ilumina. Por ejemplo, no es lo mismo la luz natural que la que proviene de los focos, por lo que también es importante elegir el color en base a esto. Lo cierto, es que recomendamos mantener un equilibrio y similitud entre la luz natural y la luz artificial.

El tamaño de la habitación o espacio

Indudablemente el espacio a pintar tiene un rol fundamental en los colores que podemos emplear. No es lo mismo pintar una habitación pequeña que un cuarto más grande y espacioso. Aquí también interviene la iluminación del entorno en conjunto con otros factores.

Usualmente, entornos amplios suelen tener mejor iluminación natural y se pueden emplear tonos más diversos e incluso colores oscuros. Por otra parte, los espacios más pequeños suelen ser lo contrario, es decir, es común que sean más oscuros, por lo que se recomiendan pinturas claras.

Lo anterior no es absoluto, hay entornos amplios y oscuros y habitaciones pequeñas y claras, pero el punto nuevamente es entender nuestros espacios. A su vez, la misma naturaleza del entorno tiene un rol fundamental en como percibimos los colores.

Un aspecto fundamental en la decoración es recrear o lograr la “sensación de amplitud”. Usualmente esto se logra con colores claros, por ende, estos se recomiendan de sobre manera para los entornos más pequeños. Una opción, si se desea usar un color oscuro o vivo, es decorar una sola pared  y el resto de las paredes pintarlas con tonos claros, pero evita siempre la sensación de estrechez propiedad de espacios pequeños pintados con colores oscuros.

Los colores más usados y sus características

Cada color tiene sus propias características, algo que conviene conocer antes de elegir uno en particular. Entendiendo esto, es recomendable conocer las cualidades que van a entregar a nuestra decoración.

El color blanco y los tonos claros

Puede parecer algo trillado o cliché, pero el color blanco es la recomendación principal de todo decorador por una razón. El blanco es genial para mantener intacta la luminosidad de nuestras habitaciones, a su vez, crea la sensación óptica de amplitud, algo siempre recomendado para evitar entornos opresivos.

Sin dudas el blanco va con todo, desde lo clásico hasta lo moderno. De cualquier modo, para los amantes de lo minimalista y de la tendencia escandinava, sin dudas es un color importantísimo. Es un color muy recomendado tanto para entornos reducidos (por la luminosidad) como para los más grandes. En esta lista también se incluyen las variaciones del blanco, como los tonos crema o incluso el beige y similares.

Pintar de color amarillo

El amarillo es un color algo osado, de hecho, no muchos se atreven a usarlo, pero la verdad es uno de esos tonos que recomendamos si quieres algo distinto. El principal aliciente para usar el amarillo, es que es un color vibrante, lo que puede ayudar a crear un entorno alegre y jovial. El amarillo entrega felicidad, es una luz similar a la del sol.

El amarillo en todas sus variantes es capaz de crear una sensación hogareña si se usa de manera equilibrada. De cualquier modo, si se abusa de él, podría saturar el entorno, por esto, debe usarse de manera inteligente y siempre con relación al resto de elementos decorativos.

Pintar de color verde

Es un color muy particular, principalmente porque existen muchísimos tonos distintos. De cualquier modo, el verde bien aplicado es un aliado maravilloso para la decoración. el verde nos recuerda a las montañas boscosas y selvas, por lo que recrea la sensación de “hogar natural” que muchos buscan.

El verde también puede ser cálido (dependiendo del tono que se escoja). De hecho, es capaz de recrear a la perfección espacios de antaño combinados con lo moderno y natural. El uso de madera y troncos como objetos decorativos va de lujo con el verde. Aun así, si escoges tonos oscuros ¡Ten mucho cuidado con la iluminación! Ya que dichos tonos absorben gran parte de la luz.

Pintar de color azul

Al igual que el verde, el color azul tiene muchísimas variantes y también como este último, este color nos recuerda  la naturaleza. Dependiendo de la tonalidad obtendremos la sensación de un cielo despejado, un mar calmo o mejor aún, usado inteligentemente podemos crear nuevas sensaciones.

El color azul claro es excepcional si se quiere un entorno que transmita calma y alegría a la vez. Por otra parte, el azul oscuro recrea la sensación de calma y quietud, por lo que es genial para entornos pensados para relajarse, por esta razón se le considera válido para la habitación personal

Pintar de color rosa

El rosa es uno de los colores más bonitos y vistosos que existen y a pesar de haber muchas variantes del mismo, todas ellas transmiten sensaciones positivas. Por ejemplo, los tonos claros del rosa, nos transmiten euforia y alegría, mientras que los tonos más oscuros son hogareños y amigables.

Los tonos oscuros del rosa pueden reducir la sensación de amplitud, pero su calidez hace que no sea un gran problema. De cualquier modo, lo más recomendable para aprovechar el rosa, es usar una buena iluminación y de ser posible aprovechar la luminosidad natural. Sin dudas es un color perfecto para habitaciones e incluso puede ayudar a conciliar el sueño.

Pintar de color rojo

Uno de los colores que mayor debate genera entre los decoradores, sin duda es un tono atrevido, pero bien aplicado hace destacar cualquier entorno. La manera en la que percibimos la luz hace que los tonos más cercanos al rojo nos inciten al sueño, por lo que es una excelente opción para habitaciones.



De cualquier modo, culturalmente el rojo tiene diversas acepciones, por ejemplo, es muy relacionado a la sensualidad y la intimidad. De hecho, es un color muy válido para crear un espacio romántico perfecto para compartir en pareja. A su vez, suele relacionarse a la realeza y  va muy bien con adornos dorados o brillantes.

Cuidado con los tonos oscuros en habitaciones pequeñas

Tonos como el azul marino, el negro o el gris oscuro pueden ser muy llamativos y ayudan con la sobriedad. Pero es sabido que estos colores reducen la luminosidad, esto es algo que afecta especialmente en los cuartos pequeños y poco iluminados, por lo que usualmente deben evitarse estos colores.

Aunque existe una excepción a la regla, lo cierto es que no necesariamente debe pintarse todo el cuarto del mismo color. De hecho, usar tonos oscuros en paredes céntricas puede ayudar a crear la sensación de amplitud. El truco está en mezclar sabiamente los tonos oscuros con los claros, creando un equilibro y un entorno ambivalente.

La decoración y el color del espacio

El color es importante, pero la decoración y accesorios no deben dejarse de lado. Lo más recomendable es escoger unos cuantos muebles con tonos afines a los de la pintura. Por ejemplo, un armario del mismo color o similar al de las paredes hará que ambos elementos (pintura y muebles) se mezclen.

El color del  techo

El techo es muy importante en cuanto a la pintura, de hecho, es muy poco recomendable usar tonos oscuros en él. La razón por la que no se recomiendan los tonos oscuros para el techo es simple, esto puede afectar profundamente la luminosidad.

El techo es muy relevante para transmitir la luz, especialmente la luz artificial. La mayoría de focos están ubicados en él, por lo que tener tonos oscuros puede a su vez oscurecer demasiado el entorno. Usualmente se recomienda que el techo sea blanco o de un tono más claro para evitar este problema.

Los colores tienen personalidad

Uno de los aspectos más interesantes de los colores es que naturalmente los relacionamos a cosas cotidianas de nuestra vida. Por ejemplo, el azul recuerda al cielo o al mar, el verde a las montañas y bosques y así con cada color conocido. Por ende, aplicar un color es también una manifestación emocional.

Por las anteriores razones, la elección de colores también debe ir de la mano de intencionalidad. Por ejemplo, si quieres un entorno romántico, el rojo es una elección válida, por otra parte, para lograr un entorno sereno y natural, el verde irá de maravilla.

La calidad y el tipo de pintura

Ciertamente la pintura es algo en lo que no debería ahorrarse, muchas veces gastar algo más conlleva que esta dure más años y mantenga más vívidos sus colores. Una pintura de mala calidad se mancha fácilmente o incluso podría desprenderse al poco tiempo, en cambio, una pintura de calidad incluso puede ser lavada. A su vez, existen diversos tipos de pintura que analizaremos a continuación.

Tipos de pintura para el hogar

Látex:

Es una pintura en base a agua, es decir se puede limpiar fácilmente con un paño húmedo antes que seque. Es una pintura económica normalmente utilizada en lugares que no tengan contacto con la gente y en ambientes secos, por ejemplo el cielo o techo de un living. No es muy lavable y se puede manchar, por ese motivo no se usa en lugares que las personas puedan tocar con sus manos.

Esmalte al agua:

Esta es una pintura de mejor calidad que el látex, y es muy importante destacar que es lavable. Por lo que se puede limpiar fácilmente con un paño húmedo, en ese sentido es un pintura que se puede utilizar en espacios donde la gente pueda tomar contacto con ella.

El esmalte al agua, al igual que el látex, al ser pinturas al agua y no al aceite, presentan un secado rápido y no eliminan mucho olor, o ese olor es por un periodo de tiempo muy corto.

Se trata de una pintura fácil de aplicar y manipular, se limpia fácilmente  con agua si se derrama, antes que seque. A diferencia de las pinturas al aceite que debe limpiarse con diluyente o agua ras. El esmalte al agua es una la de las pinturas más usadas para dar color a nuestros hogares, tanto para paredes interiores como exteriores.

Óleo

Es una pintura en base a aceites, de secado lento y que elimina olores más fuetes y que perduran por un tiempo más prolongado que el esmalte al agua o látex. Se debe ventilar el lugar al momento de pintar y esperar el secado.

Si se derrama o quiere limpiar la brocha o rodillo no sirve el agua, debe usar diluyente o agua ras. Normalmente se usa para pintar maderas en exteriores ya que presenta una gran resistencia y protege bastante bien este tipo de materiales.

Esmalte sintético

Es una pintura formulada en base a disolventes sintéticos, es de alta resistencia, el color dura mucho tiempo y su adherencia es muy fuerte. Su principales características es que es impermeable, lavable y resistente a los agentes ambientales.

Puede ser usada en interiores como exteriores, es de elección para espacios que requieren ser lavados frecuentemente en el hogar, como son la cocina y lo baños. Otros usos son la pintura de marcos de ventanas, muebles y metales como rejas.

Tiene un tiempo de secado prolongado y emite bastante olor durante este periodo, se debe aplicar en lugares ventilados.  Se diluyen en solventes como el aguarrás y el diluyente sintético. Que es lo que se debe usar si se mancha algo con esa pintura o es derramada.

Pinturas texturizadas

Son en base a agua, normalmente se utilizan en paredes exteriores y techos de la vivienda.  Presenta texturas diferentes entregadas por distintas medidas de granos o elementos que posee la pintura. Esta es una categoría un poco menos común, y su principal característica es que esconde eficazmente las imperfecciones de una pared. Es poco líquida, es más una pasta de secado rápido, elimina poco olor.

No olvides visitar el portal inmobiliario Chilepropiedades.cl si estás buscando arrendar o comprar propiedades.

Puedes publicar tu propiedad gratis en nuestro portal, sólo tienes que registrarte.